mañanas de mar y gatos

No sé si había comentado que vivo en la playa…

El sonido del agua lamiendo la arena me acuna cada noche. Por las mañanas el mar está tranquilo, el agua apenas se mueve y parece papel de plata, de ese en que se envuelven los bocadillos mis hermanos.

Siempre me despierto al mismo tiempo que mi mami y como ella se levanta temprano, soy madrugadora. Me gusta que abra las cortinas y ver el Mediterráneo mientras desayuno; mi mamá se sienta conmigo a desayunar y ese ratito es mi preferido del día porque ella es solo para mí.

A esas horas de la mañana, el agua parece de metal y a veces sueño que correteo sobre ella, como si fuese una pista gigante de hielo azul lleno de reflejos de sol y cielo.

Vivo frente al mar y me encanta bajar a jugar a la playa, aunque me lleno de arena (mis hermanos se ríen y dicen.:”ya sube la croqueta!!”) y luego me toca ducharme…que no me gusta mucho, la verdad sea dicha

Durante esos trocitos de mañana me gusta hablar con mamá; ella me pregunta por el blog y me sugiere temas, lee las noticias y me las cuenta, hace planes conmigo y nos gusta preparar sorpresas para el resto de la familia.

Mi mami preparando la cometa para el vuelo mientras yo la miro impaciente. No le gusta que ponga fotos suyas pero, en las demás fotos yo estoy enredada en la cometa y…ejem…no estoy muy favorecida…

Son momentos deliciosos porque poco después suenan los despertadores de mis hermanos que reclaman la atención de nuestra madre. Además, dejo de oír el ronroneo del agua y ya no sé si son más ruidosos mis hermanos en sus preparativos matinales o los pájaros de los árboles.

Hoy hemos conversado sobre los gatos callejeros. Confieso que no acabo de fiarme de los gatos y prefiero mantener una distancia de seguridad porque he comprobado que, cuando me ven, me miran raro, curvan sus  lomos, erizan sus pelos y me doblan el tamaño y eso me pone un poquito nerviosa. Pero, aún así, cuando digo que soy animalista es porque lo soy. Y tengo en mucha estima mi perrapalabra. Y hoy quiero demostrarlo pidiendo protección para los gatos, especialmente para los callejeros.

Mi mami tiene una amiga que preside una protectora de gatos; los recogen de la calle, los curan si están heridos, los vacunan y les buscan una familia. Hoy nos ha dicho que una mala persona ha dañado los ojos de un gatito y amputado el rabito a otro.

Se me han llenado los ojos de agua salada que se me escapaba a chorros y mi mamá me ha abrazado y me ha hecho sentir segura. Yo sé que ella siempre me va a proteger y quiero pediros que echéis una mano a los animalitos que no tienen tanta suerte como yo.

¿Cómo? Muy fácil: echa un vistazo a la página de la protectora de Fina y colabora con ellos, por favor!                    

  Facebook: AACC Ayuda callejeros https://www.facebook.com/aaccsantuario

Gracias y ladridos de mi alma para vosotr@s

BOLITA

Autor: Bolita

Hembra, feminista, solidaria, conciliadora, progresista y algo celosa. Opinadora de todo, incluso de mí

2 opiniones en “mañanas de mar y gatos”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *