PERR@S CON DERECHO A PLAYA

El domingo tuve encima de mi casa un cielo dominado por el sol. Me costó un poquito despertarme porque la noche de antes jugué al futbol con mis hermanos y me agotaron; de hecho, mi madre les llamó al orden porque me dieron un par de balonazos intencionados para hacerme rabiar. Pero, en cuanto oí a mi mami trastear en la cocina, vencí la pereza, me sacudí y salí a desayunar con ella.

En cuanto vi ese día tan luminoso me entraron ganas de salir a pasear.

Le pedí a mi madre que nos fuésemos un rato a la playa y casi me atraganto de lo rápido que desayuné. No quería que mis hermanos nos acompañasen porque quería estar tranquila.

De nada me sirvieron las prisas…

Mi hermano pequeño se levantó, desayunó en un santiamén y dijo que se unía a nosotras  en la vuelta. Ahí se fastidió la cosa…

Soy Bolita y estoy jugando en la playa, subida a una roca porque me gusta la aventura

Se empeñó en que me tenía que socializar, que debía aprender a jugar con otros perritos, que no podía andar gruñendo a todo can con el que me cruzaba en la calle y zarandajas por el estilo. En resumen, que se empeñó en que fuésemos a un playa en que permiten la entrada de perros.

Y lo peor de todo es que consiguió convencer a mi mamá.

Estoy segura de que lo hizo por chincharme. Sabe perfectamente que no me gusta esa playa. Prefiero la playa de siempre, la que hay frente a nuestro balcón, aunque sé que a veces puede que tenga que correr porque viene la policía.

Reconozco que la playa “para perros” es muy bonita, tiene arena suave, rocas y olas tranquilas que permite meter las patitas en el agua sin peligro. Pero todo eso no  sirve de nada porque a una servidora le da miedo ir a esa playa.

En cuanto pones un píe en la arena, se te acercan un montón de chuchos de todos los tamaños y colores, empeñados en revolotear a tu alrededor, olisquearte el trasero, empujarte y obligarte a retozar con ellos. A mí me entra el pánico y salgo corriendo en dirección contraria y claro, ellos corren detrás porque creen que quiero jugar. Esto provoca las risas de mis hermanos, que dicen que, entre mi tamaño y mis chillidos, parezco una ratita.

Nunca me han hecho daño en sus intentos de acercamiento y amistad conmigo, pese a que hay perros enormes entre los que me persiguen, pero confieso que, en todas las ocasiones, ha tenido que ir mi madre a rescatarme porque veía que no disfrutaba con el juego.

Bueno, ya sabéis por qué no me gusta ir a esa playa. Pero, para no mentir, reconozco que el domingo me lo pasé muy bien porque, cuando llegamos nos encontramos con una amiga de mi mamá y su hijo.

Con mi tía Laura y Mateo (en la barriga de su mamá) que juegan conmigo y me cuidan

Mi hermano se distrajo con el otro chico y se olvidaron un poco de mí. Pude disfrutar de la atención absoluta de mi mamá y de su amiga, que me protegieron de las intenciones de acercamiento de otros perritos y perritas. Jugué feliz con ellas por la arena y entre las rocas y me divertí viendo a los demás perros bañarse, sacudirse el agua y mojar a sus dueños, saltar y correr por la playa a toda velocidad. Esa mañana todos estábamos contentos.

Al principio no me apetecía mucho acercarme al agua
Pero soy una perrita muy valiente y luego me acerqué

Al regreso a casa, mi hermano me dijo que “menos lobos, caperucita” que me había observado en varias ocasiones con el rabo entre las piernas. Yo le dije que había visto cómo un perro grande le había embestido en su carrera y le había rebozado en arena y que entonces el que estaba con cara de miedica era él. Ya no se metió más conmigo esa mañana. Entendí que no quería que contase ese episodio a nadie…

Ladribesos. BOLITA

Autor: Bolita

Hembra, feminista, solidaria, conciliadora, progresista y algo celosa. Opinadora de todo, incluso de mí

2 opiniones en “PERR@S CON DERECHO A PLAYA”

  1. Hola Bolita ! No me extraña nada que lo pasaras genial el otro día en la playa, tanto… que hasta nosotras nos hubiéramos unido a vosotras y a Mateo !
    Saludos de Pitu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *